Confieso que llevo algunos años sin hacer autorretratos. Sin embargo tengo un montón de ellos de años anteriores y mi práctica fotográfica comenzó con el autorretrato realmente!.

Pero esta vez no tenía excusa!. Voy a ser madre y si algo tengo en común con todas es que quería tener recuerdos de este momento. Me cuesta un poco dejarme llevar delante de gente, así que contar con otra persona para que me retrate no era opción.

Os enseño un pequeño video sobre el proceso que he seguido para este tipo de sesión.

1# Comencé con un estilismo muy sencillo, quería hacer una especie de semi desnudo, la atención quería fijarla en mi cuerpo así que la ropa no me interesaba demasiado. Lo que sí quería es hacer un juego de texturas y capas, como si estuviera entre sábanas, cortinas, algo etéreo.
Finalmente encontré una textura interesante en una túnica blanca, el problema es que al no ser abierta no me daba mucho juego y finalmente opté por cambiarla por una colcha blanca que me permitía guardar los brazos dentro y poder jugar con ella alrededor del cuerpo.

2# La iluminación: Estaba buscando una iluminación difusa, bastante clara. Un poco envolvente, por los dos lados, así justificaría el uso de las telas y las capas. Entonces decidí trabajar en una parte de mi casa muy específica. Donde se crea un efecto de luz único, y que no encuentro en ningún otro rincón. Es un ventanal que hace ángulo de 70º con la pared de al lado. Esta misma pared es de color claro por lo tanto rebota la luz y hace ese efecto envolvente y suave que estaba buscando. Esto unido al juego translúcido de las telas me daría un resultado interesante.

3# El enfoque: El mayor problema que podemos encontrar es a la hora de enfocarnos, y más si utilizas diafragmas tan abiertos como el mío. Yo utilizo mi objetivo preferido de retrato, mi Sigma 35mm 1.4. Lo utilizo con el diafragma más abierto posible f 1.4. Para solucionarlo, utilizo un maniquí, y lo coloco más o menos en el mismo punto y altura donde me situaré yo misma.
Ayuda mucho! no sólo a enfocar sino a ver como cae la luz sobre el sujeto y todas las posibilidades  lumínicas que tienes.

4# Finalmente hice un posado muy natural con algunos movimientos sobre mi misma, jugando con el pelo y la sábana. Al mismo tiempo que usaba el disparador automático de la cámara.

5# El postprocesado: Tenía una cierta idea de cómo quería el postprocesado, aunque a última hora tuve que cambiarlo, ya que mi color de piel al ser más claro de lo esperado, no funcionaba del todo.
Lo que comento en algunas ocasiones, tu dispones y la foto toma su propio camino. Igualmente la evolución puede ser mucho más interesante de lo que habías pensado originalmente.

Pues ya estaría!! Atrévete a practicar porque encontrarás poses muy interesantes que quizás sólo te atrevas a hacer tú sola delante de una cámara, el grado de intimidad es mucho mayor que con cualquier persona delante.


Pronto empieza el taller de fotografía de embarazada, si quieres aprender mucho más sobre este tipo de disciplina fotográfica, no te lo pierdas!!Apúntate aquí!!

 

 

Taller Retrato de embarazada

#

julio 10, 2018

Deja un comentario